Seguidores

domingo, 30 de abril de 2017

Editado fin de abril.


La poesía siempre vive,

ella está en muchos lugares

más aún donde ni imaginas.

En realidad, yo sólo quiero ahora mirarte a los ojos.

poder escribir desde tu mirada

y solo encuentro palabras descolocadas

terminologías sin rimas

siento algo dentro mío,

no sé si es poesía,

o son tus ojos lo que me laten

y enervan esas ganas locas

de mirar desde adentro de tus pupilas.

Quiero verme dentro tuyo,

quiero verte en mí,

quiero tantas cosas...

Tú estás allí, yo aquí

el amor como un péndulo,

la distancia es sufrimiento,

la poesía desahogo,

no me tienes ni te tengo,

yo sólo quería mirarte a los ojos.

Este abril se termina como otros tantos,

siempre esa mirada en mi recuerdo

y esos deseos de ti que me llevan a escribir

más allá de la distancia.

Más allá del fondo del mar.




Char®

domingo, 2 de abril de 2017

Sin pensar


Hacíamos el amor a menudo,

No recuerdo como ocurrió

Pero un día se nos perdió.

No sé si te lo llevaste o lo perdiste o quizás lo abandonaste.

Quizás lo dejé yo, entre tantas letras locas.

Solo me queda la curiosidad cuando pienso

Qué perfecta es la vida, se perdió el amor,

Quizás porque tantas veces nos perdimos en él,

Sin reparar en el camino a seguir.

Me gusta así, lo espontáneo, lo natural,

Sin rimas, sin un final

Con puntos suspensivos…

Tantos, como los besos que no terminamos de dar.




Char®

viernes, 31 de marzo de 2017

Dedicado a una ingeniera de sueños, con afecto.


Y me dormí para no pensar
y en el sueño creí verla despertar
con su cabello desalineado y ojeras de esperar
que se hagan realidad los sueños
que solía a veces soñar.
La vida de un loco es tremenda
ni que hablar cuando se trata de dos,
las noches calientan con un sol tremendo
mientras amanece y las estrellas comienzan a brillar.
Ninguno de los dos toman café
entre una loca y un loco se desayuna con besos
se entretienen contando cuentos
historias raras, hasta quedar en silencio.
Las miradas son profundas, más de lo que creen los cuerdos
las caricias nacen solas, brotan de entre los dedos
y no existen ni posturas, ni peros, ni veremos
se hace lo que se debe
con el corazón abierto
se ama con lo que se tiene
en una cama o en el suelo.
Y me dormí para no pensar
mientras ella acariciaba mi espalda
abrigándome con sus cabellos
quién sabe, qué pensará
Este relato de locos es verdad
no tiene orden, ni rima,
ni fonemas a partir de la sílaba tónica al final
solo es un relato de locos
que jamás despertarán
porque sueñan despiertos
con poder comerse los labios a besos
donde sea que se encuentren
a la hora veinticinco
antes del juicio final.

Char®

jueves, 10 de noviembre de 2016

Sueño con ganas de más...


Soñé por vez primera con un cielo color ocre
teñido por un sol de noviembre en ocaso,
había un silencio melodioso, indescifrable,
nada más en ese rincón del sueño loco.
Me veía a mí mismo sin cuerpo,
era yo, eran mis ojos que dulcemente
se suspendían en ese sueño inundado
de aroma a flores que brotaban de tu cuerpo desnudo.
Desperté entre pétalos de soledad
pensando que quizás eres el jardín de mis propuestas,
de esas indecentes, que no se dicen
que solo las comprende, nuestro “yo” audaz
nosotros, los pecaminosos, los que transgreden
los que desconocen las rutinas venenosas.
Se me antojan realidades dibujadas en tu cuerpo,
se me antoja tatuarte besos con forma de flores
hasta que el sol se cuele por mi ventana
y vuelva a suspenderme
en sueños ausentes de cordura.


Char®


lunes, 7 de noviembre de 2016

Déjà vu


Es extraño, creo que he visto tu cara antes,

Creo que fue un sueño o déjà vu

con sabor a un beso sorpresa,

creo haber visto tu rostro

rondando recovecos de mi corazón loco

creo que te vi buscando alguien a quien amar,

esperando, tranquila...

Como la noche esperando el día,

mientras la melodía de un tema antiguo

suena en mi ventana solitaria,

adornada con una margarita

esperándote, porque quizás

si el amor fuera flor

sería margarita.





Char®

martes, 1 de noviembre de 2016

Poema erótico--“Marabunta”

Cuando te miro
me crece
un ejército de hormigas.

Avanza rumoroso por mis manos.
Me estira la piel.
Se anuncia, no me deja.

Desde mis piernas respiran
un aire diminuto, entrecortado.

Desde el fondo
de mi vientre
presienten la obscuridad
más húmeda
del tuyo.
Como un sol negro
las hipnotizas.

Te huelo y
mis hormigas
se trastornan,
se tambalean.

Te toco
¿o sueño que te toco?
y corren enloquecidas.

Desde el fondo
de mi sangre
apresuradas,
sueñan
que hunden sus dientes
en tu carne,
y en la mordida sienten
tu parpadeo.

Crece en el aire
la anchura palpitante
de labios largos
entre tus piernas,
enrojecidos.

Tu más bella flor
carnívora
saborea sin cesar
el paso tenaz
demorado y repetido
de todas mis hormigas.

Adentro
te descubro
hecha de hormigas negras
desquiciadas,
tan necias como las mías.

En el espejo doble
de hambre y sed
y sed y hambre
que ilusamente llamamos
nuestros cuerpos,
tus hormigas y las mías,
se topan boca a boca.
Se reconocen o se imitan,
se devoran o se extravían
confundidas
entre tantas hormigas
tan mordidas.

--Alberto Ruy-Sánchez--

miércoles, 26 de octubre de 2016

Nubes de madrugadas.




Y se llena la noche de un bostezo

terminando un café con sabor a viejo,

mientras las sombras dejan de ser sombras.

Las gentes siguen con sus rutinas

y las luces encendidas de las calles solitarias

son como soles alumbrando las penurias

mientras llora el cielo nuestro amor distante.

Deja que reposen mis letras en tu lectura,

imagina cariño, tu cabeza en mi hombro,

aunque sea por un par de minutos,

solo me conformo con cerrar los ojos

mientras sueño con el perfume de tus labios.


Todo siempre termina casi igual,

todo es lo que no parece,

mientras tanto tu allí desnuda, 

soñando en el suelo de tu cuarto,

 pretendiendo acortar distancia con una caricia a medias...

Y yo aquí subido a la nube de siempre,

la que me abandona en el costado de mi cama

sentado como en muchas madrugadas

tragando los besos que no puedo darte.




Char©